Teruel existe, y está lleno de dinosaurios

Teruel existe, y está lleno de dinosaurios

DinopolisHace 144 millones de años, parte de la actual provincia de Teruel era una comarca litoral. Allí, en el terreno fangoso de aquellas playas, los dinosaurios dejaron sus huellas. ¿No nos creéis? Pues si queréis comprobarlo con vuestros propios ojos, no tenéis más que coger vuestro Volvo y acercaros al pueblo de Galve, a 55 kilómetros de la capital de la provincia. A las afueras de este pueblo aquellos dinosaurios dejaron un rastro de huellas… que hoy es fácil de seguir.

Repartidas las huellas en dos yacimientos, en cada uno de ellos se han instalado carteles explicativos que permiten conocer mejor la formación de las ignitas (huellas) y el entorno en el que habitaron aquellos dinosaurios turolenses… hace tantos millones de años

Herrerasaurus ischigualastensis

.

Aparca tu coche, que ahora toca caminar. Puedes visitar los yacimientos siguiendo -a pie o en bici– dos senderos que salen del pueblo de Galve: Las Cerradicas y Los Corrales del Pelejón. Bien señalizados e interpretados, en ambos recorridos se pueden observar huellas de dinosaurios terópodos y ornitópodos de tipo iguanodóntidos. Si nos fijamos bien, y aunque no tengamos conocimientos previos al respecto, nos será fácil seguir el rastro de huellas que dejaron marcado aquellos animales. Con algo de imaginación, podremos conocer hasta la velocidad a la que iban andando aquellos gigantes (incluso, seremos capaces de medir la longitud de sus zancadas).

Este museo al aire libre de Galve se llama Legendark y forma parte del llamado Territorio Dinópolis, una red

Podiceps - Mioceno de Libros, Teruel

Podiceps – Mioceno de Libros, Teruel

de cinco museos repartidos por toda la provincia de Teruel. Además del de Galve, este territorio incluiría Inhóspita, en Peñarroya de Tastavins, a unos 169 kilómetros de Teruel, con fósiles y huesos originales; el Bosque Pétreo, en Castellote, a 150 kilómetros de la capital, donde el visitante se adentra en un bosque carbonífero; la Región Ambarina, en Rubielos de Mora, a 55 kilómetros de Teruel, con impresionantes reconstrucciones de dinosaurios, y el reciente Mar Nummus, en Albarracín, que recibe a los visitantes con una reproducción del mayor depredador que ha poblado los mares: el reptil marino Liopleurodon.

Un fantástico museo con recreación de dinosaurios

Es como el mundo perdido de los dinosaurios -las comparaciones con Jurassic Park son inevitables… aunque los dinosaurios que nos esperan aquí son bastante menos peligrosos que los de la peli-. El nombre de este increíble museo es Dinopolis, está situado en la capital de la provincia y es el museo más grande de Europa en su género. Aquí espera una visita para toda la familia con reproducciones en tamaño real, cine en 3D o la recreación de los espacios donde habitaban los dinosaurios. Nadie va a salir defraudado. Eso, seguro. La Sala de los Dinosaurios es la joya del museo, con gran cantidad de fósiles, recreaciones a tamaño natural de un Tyrannosaurus Rex y un Brachiosaurus, el esqueleto original del Proa Valdearinnoensis (primer montaje de esqueleto original de dinosaurio en España), el gran esqueleto del Turiasaurus riodevensis y sus huesos originales, y mucho más.

Pepe Varela