Grandes Entregas

Grandes Entregas

Grandes entregasLo que hace grande a un concesionario no son sus vehículos. Ni siquiera la gente que hay en ellos, dispuesto a que conozcas cada modelo como si fuera tuyo antes de serlo. Lo que hace grande a un concesionario es un momento único e inolvidable: las entregas.

No me refiero a la entrega de todo el personal cada vez que sale un vehículo por la enorme puerta del concesionario de Calle Toledo, o de Getafe. Hablo de LA entrega: ese momento mágico en el que firmas, te dan la llave, y te acercas al vehículo. Y lo haces buscándolo impaciente, entre todos los demás. Y ahí está, preparado para ser parte de tu vida.

Desde el lado del concesionario, es también el momento de la máxima ilusión. Todos los valores, esfuerzos y avances que consiguen los miles de personas que trabajan para una marca se culminan en el momento en el que haces tuyo el vehículo. A partir de ese instante eres tú, al volante, el que va a conocer todo lo anterior en primera persona.

Es fácil de comprender, entonces, que no hay mayor satisfacción que la de hacer Grandes Entregas.

Y para un buen ejemplo, una que demuestra mucho. Hace un año, junto a la Asociación de Futbolistas de España, Volvo organizó un concurso por el que el ganador disfrutó de todo un V40 durante un año. No hay mayor garantía de que para él ha sido una gran experiencia que comprobar que cuando llegó el momento de devolver las llaves… decidió comprarlo. Eso no ocurre porque sí. Nos dió las llaves, y acto seguido se las devolvimos.

El vídeo que te presentamos recoge el momento. Los motivos por los que decidió hacerlo son una fuente de orgullo para nosotros. Todos. Son momentos de Grandes Entregas.