ABEL GORDO: La pasión que mueve el motor de mi vida… “Las Personas”

ABEL GORDO: La pasión que mueve el motor de mi vida… “Las Personas”

Abel forma parte del equipo Tibermotor desde hace tres meses. Bueno, no solo forma parte, sino que dirige el departamento comercial, por lo que es una pieza clave. Por eso hemos querido entrevistarle y que nos ofrezca su visión de la marca, de Tibermotor y conocerle un poquito mejor:


Abel gordo, Director Comercial en Volvo Tibermotor Sur

Pregunta: ¿Qué nos puedes decir de tu trayecotria profesional hasta aquí?

Respuesta: De la trayectoria profesional… es más interesante la anécdota que el contenido… en 22 años en el sector de la automoción, he trabajado en cinco empresas, en todas ellas en dos etapas distanciadas en el tiempo. Es un privilegio haber podido decidir siempre, dónde he querido trabajar.

P: ¿Una pasión…?

R: La pasión que mueve el motor de mi vida… “Las Personas”  La intención constante de liberar talento humano y ponerlo al servicio de una causa o empresa noble.

P: ¿Cómo resumirías la misión del equipo comercial en una frase?

R: En mi opinión, la misión de un equipo comercial, debe ser “Entregar” a cada cliente… los argumentos y evidencias necesarios, que inviten a comprar con plena CONFIANZA.

P: ¿Qué visión tienes de Volvo?

R: Volvo siempre ha sido diferente, antes de trabajar en la compañía… pensaba que la peculiaridad estaba en sus productos, puesto que no se parecen al resto. Hoy puedo decir por experiencia propia, que por primera vez una marca va más allá del cliente, buscando el ser humano que hay detrás.

P: ¿Qué te motiva de trabajar en Tibermotor?

R: Desde el primer contacto con Tiber y su equipo… me ha asaltado esta duda ¿Dónde habéis estado el resto de mi vida?… He encontrado por fin, una empresa que se alinea con mis valores. Y que lejos de limitar el crecimiento, alienta a sus equipos a crecer, participar, sentir y compartir.

P: ¿Con qué modelo Volvo te harías un viaje y a dónde?

R: Sin lugar a dudas… el elegido sería un XC90 T8 Híbrido siete plazas, los pasajeros serían mi chica… mis dos peques y los abuelos… y el destino, una casa rural donde poder cocinar para ellos, en un pueblo de la arquitectura negra en Guadalajara…