2015: un año decisivo

2015: un año decisivo

Dejamos atrás un año que resulta muy complicado de sintetizar en una palabra. Decisivo, pero en el mejor de los sentidos, es lo que mejor resume lo vivido en los últimos doce meses.

Comenzó con algo muy especial que nos trajeron sus Majestades los Reyes Magos: el nuevo XC90. Con él llegaría “Un Nuevo Comienzo” para todos, que seguiría durante los meses posteriores. Los primeros pedidos de la edición especial con reserva a través de Internet fueron todo un éxito. No sabemos si era más lujo para nosotros verlos salir de nuestras instalaciones o disfrutar de sus acabados y tecnología. Bueno, las dos cosas.

Nuestras instalaciones. Esas dos palabras juntas han tomado todo el sentido durante el año que dejamos atrás. Una vez más, don Antonio, como hiciera cuarenta años antes, tomó las riendas de una obra que terminó apenas acababa el año. Hemos podido estrenar un nuevo espacio único en la milla del motor de Alcorcón y otro acogedor y céntrico en la calle Méndez Álvaro de Madrid. Apostaron por este lanzamiento los trabajadores de Tibermotor, la familia Soriano al completo y hasta los bancos. Cuando ocurre algo así, hay que estar unidos.


Una vez más, y seguro que no es la última, pudimos colaborar con el festival Getafe Negro, y hasta vinieron varios de sus autores a nuestra sede en Méndez Álvaro para contarnos lo que no está escrito… en sus novelas. Fue un descubrimiento comprobar que nuestro espacio puede convertirse en auditorio y seguramente pronto haremos más encuentros con buenos amigos.
También ha sido un buen año para nuestras redes sociales, que crecieron en Tiberamigos llegando a 3.000 en Twitter y rozando los 7.000 en Facebook, con mucha interacción con vosotros, los que estáis al otro lado de la pantalla o el móvil.


Todo esto lo hacemos pensando en ti, y en un 2016 que parece que confirmará nuestro trabajo de los últimos años. Queremos que seas uno más en nuestra pequeña gran familia Tibermotor.