táctil Tag

147104_1_5Me escandaliza. No puedo evitar pensar en que, como cualquier objeto de deseo, lo peor que se puede hacer es abrir poco a poco la ventana. Es como ese gran amor que nunca acaba de mostrarse, que nunca acabas de saber si algún día formará parte de tu vida. Sí, también puede ocurrir con un vehículo. Uno no puede evitar soñar que se sienta dentro, que lo posee, que lo toca, que lo convierte en parte de su día a día, y que, además, le reportará sensaciones increíbles. Y cuando te va desvelando poco a poco sus detalles, sus intrigas, se convierte en algo muchísimo más deseable.