Los “olfateadores” de Volvo

Los “olfateadores” de Volvo


El “smell team” o el equipo “olfateador de Volvo” se compone de ocho personas cuyo cometido es olfatear los materiales del interior de los vehículos Volvo en su fase de diseño y sus métodos de producción para que no resulten desagradables.  Así de simple. Y es que conviene recordar que a pesar de la industrialización en la fabricación de los vehículos, hay cosas tan simples, como los olores, que no pueden testear las máquinas.

Las diferentes sustancias químicas del interior de los vehículos pueden resultar desagradables al olfato. El “smell team” trabaja olfateando los distintos materiales que componen el coche, y clasificándolos en una escala del 1 al 6 para calificar cada olor -es decir, cada material- como utilizable o no, o, aunque fuera utilizable, no recomendable.

El interior de un coche nuevo contiene compuestos orgánicos volátiles que son emitidos a partir de materiales y productos de acabado utilizados en la fabricación del salpicadero y del interior del vehículo: madera, cuero, textiles, pegamento, etc. Todas estas sustancias conforman una atmósfera en el interior del vehículo y producen lo que identificamos como ‘olor a nuevo’.

Sin embargo, si no existiese un control exhaustivo de  los olores de estas sustancias, la exposición excesiva podría provocar síntomas como irritación de  ojos, nariz, garganta… De ahí la relevancia del trabajo que realiza el “equipo de olfateadores”.

Las ocho personas que componen el “equipo de olfateadores”  se someten previamente a un cuidadoso proceso de selección para garantizar que su sentido del olfato funciona con normalidad. Lo más importante no es que tengan un sentido del olfato muy agudizado sino que las sensaciones y olores que perciban en los distintos test, no disten mucho de las de sus compañeros.

Los olores se clasifican de 1 a 6: El número más bajo significa que el olor “no se nota “. El número 6 significa que el olor es “insoportable”.

El equipo de pruebas cuenta  con un simulador de luz solar que eleva notablemente la temperatura interior del vehículo y que permite simular olores que se producirían en un escenario de exposición solar prolongada.

Con el fin de evitar las emisiones de los materiales en la cabina, Volvo selecciona cuidadosamente los materiales en una etapa temprana en el proceso de diseño. Por ejemplo, restringe la cantidad de níquel liberado de las superficies metálicas. Todos los textiles y el cuero de los coches de Volvo cumplen con los requisitos de la norma Oeko -Tex 100 , un instituto internacional que supervisa las sustancias nocivas en textiles.
Para asegurarse de que el aire de la cabina es lo más limpio posible , Volvo Cars ha desarrollado dos sistemas: Clean Zone Interior Package ( CZIP ) y el Sistema de la Calidad del Aire Interior ( IAQS ) . CZIP asegura que el aire del coche se ventila automáticamente en un minuto. La Asociación Sueca de Asma y Alergia avalan este sistema. El  sistema IAQS lleva el control de la calidad del aire que entra por las rejillas de ventilación. Además elimina las partículas y el polen, pero también utiliza una capa de carbón activo para eliminar los olores y el ozono a nivel del suelo.

Volvo se esfuerza siempre en fabricar los coches más seguros del mercado, y mantener el ambiente agradable y límpio en el interior de sus vehículos es una manera más de conseguirlo.

 

Fuente: http://www.imakenews.com