10 minutos para recargar un autocar Volvo

10 minutos para recargar un autocar Volvo

DVolvo Tibermotore un tiempo a esta parte, las ciudades se están dotando de flotas de autobuses híbridos. El propósito de estas acciones es claro: hacer que las ciudades sean más agradables de vivir… y Volvo no es, ni mucho menos, ajeno a estas iniciativas. El objetivo no es sólo construir vehículos que emitan una cantidad significativamente inferior de dióxido de carbono… también hacerlos menos ruidos.

Gracias al desarrollo de una gama de motores de tecnología híbrida de investigación propia, Volvo ha desarrollado los autocares urbanos más eficientes del mercado. Los ingenieros e iVolvo Tibermotornvestigadores del grupo Volvo han conseguido unos modelos de motricidad que permiten, al conductor de un autobús Volvo, reciclar la energía que el vehículo genera al frenar… de manera que ésta puede ser utilizada por el motor del autobús. Sin embargo, en torno al modo de carga a través de la corriente eléctrica, los técnicos se han tenido que enfrentar a un reto… que han conseguido superar: construir baterías que puedan soportar una carga de alta potencia en tan sólo diez minutos y que, éstas, puedan almacenar entre 10/15 más energía que las baterías anteriores.

¿Cómo se recarga la batería de un autobús Volvo?

Lo primero que se hizo, fue colocar estaciones de carga en cada uno de los extremos de la línea. Esto permite a las compañías una disponibilidad continua de energía eléctrica y que los autobuses puedan operar, sin emitir emisiones, durante 10 kilómetros. Cierto es que un autobús urbano de una ciudad media/grande, hace recorridos de unos 25 kilómetros por ruta. Sin embargo, este tramo de 10 kilómetros permite que el autobús recorra los tramos más sensibles de estos recorridos sin emitir un gramo de CO2.