Un día con Maldita Nerea

Un día con Maldita Nerea

¿Te imaginas pasar un concierto entero con tu grupo favorito? Pues eso hicieron Ester y David, los afortunados ganadores del concurso “Un día con Maldita Nerea”. Llegar al concierto en el mismo coche, charlas en camerinos, fotos con todos, vivir el concierto desde backstage… una experiencia de contar a los nietos. Nosotros os contamos cómo lo vivieron paso a paso:

Nuestra tienda de Méndez Álvaro era el punto de encuentro. Ester y su acompañante esperaban con nervios poder subirse al V40 Cross Country que les llevaría a concocer a Jorge Ruiz y el resto del grupo.

De camino al encuentro, y con el V40 ataviado para la ocasión, fuimos repasando parte de la discografía de Maldita Nerea para ir calentando motores.

El momento del encuentro. Toca cambiar de coche. Los afortunados, no con pocos nervios, conocen a Jorge y hacen el resto del camino hasta el concierto junto a él.

En el coche oficial de la gira, el Volvo XC90, cruzando el embalse de Valmayor, a puntito de llegar a El Escorial.

Estuvimos en el backstage tomando algo relajadamente con Jorge, que luego atendió a la prensa.

Prueba de sonido y trabajazo de todo el equipo técnico para que todo esté a punto vaya como la seda.

Al fin, llega el momento. Se apagan las luces, la banda sale al escenario y empieza lo bueno.

El parking de El Escorial estaba lleno de “tortugas” entregadísimas y de todas las edades.

No todos los días se puede vivir un concerto desde el escenario. Allí estaban Ester y David, sin perder detalle.

Todos haciendo el símbolo de la tortuga cuando sonaban temas como “Con trocitos”

Jorge y la banda empatizaban perfectamente con el público.

Luis Gómez, lo dió todo a la guitarra.

Momento mágico cuando sonó «En el mundo genial de las cosas que dices» las luces bajaron…

… y todo el público iluminó el momento con sus móviles

Serginho Moreira marcaba el ritmo desde su batería.

Tato, Luis y Jorge: el buen rollo era más que patente abajo, y encima del escenario.

Todos, como tortugas, buscando la tierra.

Todo llega a su fin. Con una sonrisa en la cara de todos la banda se despide y se apagan las luces… pero aún hay tiempo para unas fotos en el photocall.

Desde Tibermotor agradecemos enormemente a toda la banda, la gente del equipo técnico, rock manager… que nos trataron de lujo y nos hicieron sentir en casa. Sin duda una experiencia inolvidable.

Videos de los mejores momentos

Photocall #TiberEncuentro