Tu Volvo, la mejor forma de viajar

Tu Volvo, la mejor forma de viajar

2014_volvo_xc70_actr34_ns_22013_500Enlaces, limitaciones de equipaje, horarios, esperas, retrasos, aglomeraciones, calor, frío, más esperas, más retrasos, más aglomeraciones, tarjetas de embarque, controles de seguridad, colas, se cuelan, más colas, más controles, taxis, paga taxis, o coche de alquiler, más colas para tenerlo, no es el tuyo…

Si has llegado hasta aquí sin agobiarte es que no sueles viajar en trenes o aviones. Todos los que hemos sido “carne de aeropuerto o estación” sabemos lo engorroso, incómodo y absolutamente despersonalizado que es viajar en algo que no sea tu Volvo.

Si no tienes prisa, no la quieras tener. Si no hablamos de islas o allende los mares, tampoco te dejes convencer. Tu Volvo es tu espacio, tu casa, tu entorno personalizado. Evitando el agotamiento con descansos frecuentes y comidas ligeras, viajar en él es… lo mejor. Te lo dice alguien que estrenó su primer coche, un XC60, en un paseito hasta Finlandia. Ida y vuelta. Paisajes, a la velocidad que quieres. Fotos, vivencias… No hay camino. Se hace camino al conducir.

Vamos a repasar algunos puntos importantes a tener en cuenta para que, además de ser un placer, tu viaje sea 100% seguro:

1) Revisa el vehículo: Una revisión justo antes de viajar te evitará posibles problemas de logística. Cuanto más tiempo tenga tu coche, y más tiempo haya pasado desde la última revisión, más probable será que tus vacaciones tengan paradas o finales inesperados. Los neumáticos han de tener la presión correcta y adapta en lo posible el neumático al clima al que te dirijas. Si bien hay que revisar siempre tu volvo, antes de un viaje es vital. Pide cita YA mismo en este enlace:

2) Documentación: Asegúrate de que está todo en regla. Renovación del permiso, seguro, carta verde (muy importante si viajas al extranjero), etc. Recuerda que fuera de la UE es necesario el permiso de conducción internacional, que puedes solicitar en la jefatura provincial de tráfico. Las tarjetas sanitarias europeas de todos los ocupantes deben estar a mano, y en el caso de tener un seguro de viaje, revisa las coberturas y teléfonos de contacto. Ponte en lo peor, que nunca se sabe. Es importante que también vayan cubiertos por el seguro los ocupantes y tu (muy posiblemente voluminoso) equipaje. No olvides llevar, aunque deseo que no los tengas que usar, un par de partes de accidente europeos y dos bolígrafos. Además, todos los documentos han de ser los ORIGINALES. Te detallo todo lo que necesitas:

En la Unión Europea:

– Permiso de conducir en vigor.
– Permiso de circulación del vehículo.
– Tarjeta y adhesivo de la ITV si procede.
– Adhesivo con el distintivo de país (la típica E) es recomendable.

Fuera de la unión europea:

– Permiso de conducción internacional.
– Carta verde del seguro al día.

3) Planificación: Gracias a internet y las nuevas tecnologías es posible hacer en minutos una planificación que, sobre el plano, te llevaría días. Calcula distancias asumibles, y piensa en las paradas. No se trata de un rally ni una competición. Correr no es viajar. Añade siempre un 25% más del tiempo calculado para paradas, descansos o repostaje. Si llevas GPS o lo tienes ya incluido en tu vehículo, recuerda que has de llevarlo actualizado (las carreteras cambian constantemente) y con sonido. No debes dejar que te distraiga de la conducción. Los viajes por etapas deben tener claras las horas de llegada con aviso a los hoteles. Y, sobre todo, siempre con tiempos de ruta realistas y sin prisas. En las paradas, aprovecha para cambiar de conductor si sois varios los que pueden hacerlo.

4) El Roaming. Temible palabra. Conozco varias personas que se han llevado auténticos disgustos de cientos de euros por no desactivar la opción de datos en el extranjero de su móvil. Los teléfonos, recuerda, hacen lo que les pidamos. Y si no les decimos nada, seguirán descargando tu correo, tus whatsapp, etc. O te haces con una buena tarifa de voz y datos en el extranjero, o mejor desactiva los datos móviles. Y recuerda que si coges una llamada, tú pagarás el tramo internacional. Habla con tu operador y que te confirmen por escrito la tarifa para el extranjero.

5) Carga: Estamos hablando de Volvos. Pero no de camiones Volvo. Puedes cargar muchísimas cosas, y sobreexplotar tu maletero hasta lo indecible, pero recuerda no sobrepasar el peso máximo autorizado y, lo más importante, evita que el equipaje tape la visión del espejo retrovisor interior. En el indeseable caso de una colisión, todo cuanto haya en la cabina interior se convertirá en un proyectil. Una simple chaqueta te puede golpear en la cabeza con la fuerza de un martillo. Mejor todo atado y asegurado. Las redes de seguridad son útiles.

6) ¿Viajamos con niños? Para menos de 135 cm, la silla ha de ser la apropiada para su edad y estar PERFECTAMENTE instalada. Recuerda desactivar la apertura de puertas y ventanas. A las paradas necesarias para los mayores, hay que añadir algunas (máximo cada dos horas) y tener en cuenta que esos locos bajitos que todos hemos sido, necesitan muchas más. Y distracciones. Y juegos (ojo con los juguetes sueltos). Y canciones…

7) Música: Prepara en CD o en tu dispositivo bluetooth una buena “playlist” con canciones que todos puedan tararear. Eso ayuda a combatir el aburrimiento y el cansancio. La música no ha de ser demasiado lenta, estridente ni monótona si quieres evitar el agotamiento. La radio es recomendable si configuras el RDS para que cambie automáticamente de emisora según vayas recorriendo diferentes provincias. Buscar puntos del dial no debe ser parte de la conducción. Y de todo esto se encargue el copiloto.

Buen viaje… y nos vemos en el camino. Que sea largo.

highway--empty-road_2986771