Tibermotor Sur en el corazón de Madrid

Tibermotor Sur en el corazón de Madrid

Calle_de_Toledo_(Madrid)La calle Toledo de Madrid nació con la villa. Desde muy antiguo siempre fue el camino que conectaba la Plaza Mayor (el centro) con el sur de la creciente ciudad llevando víveres y productos a los puentes del río Manzanares. De buena mañana los campesinos subían en burro o andando sus mercancías a los mercados de San Miguel y La Cebada, y bajaban, felices, con sus monedas. Se podría decir que ha sido la calle que ha abastecido a Madrid de lo que necesitaba. Ahora no lo es menos.

En esta arteria de la ciudad, algo más abajo de la Puerta de Toledo, cuando ya se hace ancha y majestuosa con su mediana llena de árboles y decoración floral, un gran escaparate hace que mires dentro. Allí esperan los V40 Cross Country, los XC, a que les mires y te quedes “enamorao” (en castizo). A mí me pasó. Un XC60 sé que me guiñó el ojo, aunque la ciencia y la razón digan lo contrario. Nuestro amor continúa, 70.000 kilómetros después. Nunca nos hemos divorciado, ni hemos tenido complicaciones inesperadas. Pero el flechazo fue como el que te provoca la más irresistible de las chulapas portando flores. Y yo, sin moverme de la baldosa como en un baile de Chotis fetén, sigo dando vueltas, pero por el mundo.

María Luisa siempre sonríe. Al menos cuando yo la veo. Su alegría es contagiosa y se pirra por jugar con mi pequeño cuando venimos del cole. En su tiempo trabajando en Tibermotor ha visto de todo, pero con lo que más disfruta, claro, es con las entregas. Jesús, su compañero en el concesionario de Toledo 137, ha trabajado en otros, pero no todos pueden dar la misma magia a ese momento glorioso. “Las entregas en un vado, o en un polígono, no son lo mismo. Ves las caras del cliente cuando abres la enorme puerta, le pides que suelte el freno… y eso no tiene precio. A veces hay que pedirles que tengan cuidado con los peatones, porque salen ilusionados”

Entra un vecino. Del bloque de al lado. Anda buscando un Selekt bien de precio, y Jesús ya sabe lo que quiere. Le conoce, han hablado, y él le ha encontrado algo. No sé quién está más contento de los dos. En esta zona de Madrid se conserva todavía la vida de barrio. Y Tiber es parte de este corazón de Madrid, que siglos más tarde, sigue dando vida a la ciudad.

Feliz San Isidro.

Fachada y entrada

Perspectiva

Despacho

Zona reunión

VENDIENDO

v40prota

v40cc puerta

SELEKT