¿Estamos a lo que tenemos que estar?

¿Estamos a lo que tenemos que estar?

movilLa culpa probablemente no es tuya. Seguramente la seguridad que te ofrece tu habitáculo, la sensación de que ahí fuera no hay señales, obstáculos, carriles y hasta personas es la que tiene la responsabilidad de que, como cuando estás en el sofá de casa, cojas tu móvil y te pongas a charlar, o a decir la obviedad de turno: «Estoy de camino».

Pues sí. Fuera hay un entorno. Hay personas que merecen vivir tanto como tú. Alguien se ha tomado la molestia de poner una señal para advertirte de algo, pero claro, si miramos hacia abajo raramente la veremos.

Ahora en verano y para muchos, en vacaciones, es muy típico relajarse, y también a la hora de observar las normas de conducción segura.

Tu coche pesa más que un Miura. ¿Imaginas un toro desbocado corriendo por una ciudad, sin que sea San Fermín? Un vehículo sin control durante los escasos segundos que dura enviar un mensaje de texto o una respuesta en Whatsapp equivale a un Miura gigante ciego y embravecido recorriendo unos cien metros. Pero claro, vamos tranquilos en nuestra cabina, a salvo, con nuestras comodidades y nuestra música… ¿Qué nos puede ocurrir? Sinceramente, mejor no comprobarlo.

Los datos son demoledores: la mitad de los accidentes con víctimas se deben al uso del móvil.

Muchos nos hemos sumado a la inciativa #StopChatear, desde las autoescuelas se conciencia a los nuevos conductores, se habla de ello en los informativos, se pueden gastar millones del dinero de todos en publicidad, pero si tú sigues creyendo que tu vehículo va solito mientras atiendes al móvil, nada de eso es útil.

Son creencias. Puedes creer que no puede ocurrirte nada, que todo se apartará cuando pase tu vehículo, y que ese niño no aparecerá buscando un balón. Pero las creencias cambian. Y el problema en lo relacionado con la seguridad al volante es que las creencias cambian cuando ya es tarde.

Sé que no estás acostumbrado a que te hablemos así, pero no queremos perderte. Nosotros trabajaremos para darte los mejores vehículos, los más seguros del mercado, la mejor atención para que te sientas orgulloso, pero ahora por favor, como dice la DGT… haz tu parte. En la carretera todos somos un equipo. Y todo esto lo decimos… pensando en ti.